martes, julio 24, 2018

18:50 hrs. en Rosario Norte




Cada tarde, durante 3 meses, mientras trabajé en el sector de Rosario Norte, vi esto: el hermoso contraste de la tarde que se oscurecía y las luces que se encendían en los edificios vecinos. Tonos azules, naranjos y amarillos se fundían hasta dar lugar a la oscuridad, interrumpida artificialmente por miles de tubos fluorescentes.

Es algo súper absurdo, porque ocurre en cualquier complejo de oficinas del mundo, pero la sensación de salir del trabajo, sentirse libre por un rato y ver esto, hacía que sonara en mi cabeza "Rhapsody In Blue" de Gershwin, lo que lo hacía sobrecogedor. Por unos minutos, hasta que desaparecía el sol, era el mejor momento del día. 

Para hacer la experiencia completa (adelantar hasta los 10:37):

0 comentarios: